18 dic. 2016

Jurisprudencia, tetas, pelotas y templos.


A ver, si hay algún jurisconsulto en la sala, que levante el dedo. Es para consultarle una cosa. Y es que resulta que a la repipi portavoza del soviet municipal de Madrid la han absuelto del asalto a una capilla católica.
Los señores magistrados han establecido que entrar en una iglesia con las tetas al aire y gritando "¡Arderéis como en el treinta y seis!", "¡Menos rosarios y más bolas chinas!" o "¡A por ellos, como en Paracuellos!" no constituye en modo alguno una ofensa a los sentimientos religiosos de los católicos. Vamos, que no es para tanto.
Mi duda es la siguiente:
Si -es un suponer-, alguien tuviera los cojones suficientes para entrar en una mezquita con la picha fuera gritando: "¡Comédmela y, entretanto, acordaros de Lepanto!", "¡Menos burkas y más minifaldas!" o "¡Cerveza, patatas bravas, y a correr como en Las Navas!", ¿Se le aplicaría la "Doctrina Maestre"?
Es que esto de la jurisprudencia es un lío, la verdad.

J.L. Antonaya